LIBRO EL VUELO DE LA SERPIENTE EMPLUMADA PDF

Esoterismo y ocultismo La Serpiente Emplumada tiene que volar; cuando sepas lo que es el vuelo de la Serpiente Emplumada, sabras que tienes que hacer, hasta entonces Conocete a ti mismo! El misterioso impulso que fija tu atencion en estos manuscritos no es sino el eco del grito que ha despertado la esencia inmortal de tu propia sangre. Y al evocar las fuerzas gloriosas de la vida, tambien has evocado a las sinistras fuerzas de la muerte. Las unas y las otras son tu mismo, de modo que no temas.

Author:Durisar Faujora
Country:Cape Verde
Language:English (Spanish)
Genre:History
Published (Last):12 November 2018
Pages:296
PDF File Size:4.32 Mb
ePub File Size:12.24 Mb
ISBN:850-5-98404-221-1
Downloads:94261
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Goltit



Es necesario comprender esto y dominarlo. Lo era de pies a cabeza. Se creen los amos de sus armas, pero en realidad son esclavos de ellas. Y, sin embargo, ninguno de ustedes tiene verdaderamente la culpa. Es el destino de todo aquel que descubre la verdad.

Debo confesar que las palabras de este amigo me parecieron siempre cosas de loco. Muchas veces me hice esta y otras preguntas surgidas de sus palabras. Estoy en todas partes en general, y en ninguna en particular. A quien me llama, voy.

Pocos son los que se deciden a mantener el contacto conmigo, pero estos pocos son los verdaderamente afortunados, pues tienen la posibilidad de conocer el valor real de la vida. Te ruego que disculpes mi curiosidad. No quisiera perder el contacto contigo por nada del mundo. El recuerdo es el contacto con la memoria. No me has abrumado con preguntas ni con pedidos necios. Pero debo advertirte que si bien tienes algunas cualidades que me conservan a tu lado, esas mismas cualidades me pueden alejar totalmente de ti si es que no despiertas.

Esos son la escoria del mundo, el verdadero mal de la sociedad humana. Pero esto no tiene sino el valor de un antecedente personal. Trabajaba con deseos de prosperar y con entusiasmo. Mi primer objetivo fue, pues, ganar dinero. Consideraba que los santos sacramentos me estaban vedados por siempre. Por tanto me consideraba indigno de recibir los santos sacramentos. Pero el milagro que yo esperaba estaba muy lejos de ocurrir, pues esperaba el milagro de la paz.

Tampoco te voy a pedir que me ayudes a encontrar a una heredera. Por el momento no quiero casarme. Bien sabes que lo llevo metido en la sangre. Unas de mis contadas cualidades es la perseverancia cuando algo me interesa vitalmente.

Todo estribaba en entender los motivos; los motivos eran siempre los mismos y lo animaban todo. Al igual que yo, este hombre de aspecto aparentemente concentrado, ocupaba siempre el mismo lugar en el templo. Oraba con los brazos en cruz y no quitaba los ojos de la imagen de Jesucristo.

Siempre llegaba antes que yo. Pero terminaba uno o dos minutos antes de lo que terminaba yo. Este hombre tampoco mojaba los dedos en la pila del agua bendita. Se marchaba muy silenciosamente. Al llegar a la puerta chocamos. Tan sorprendido estaba ante semejante novedad. Seguramente lleva prisa. Es Ud. Muchas gracias. Y ese extremo estaba apegado a un grueso pilar. Lo uno va con lo otro. Hice un esfuerzo y me repuse hasta donde pude.

Esos dolores son verdaderamente agudos. Aun ahora me parece inexplicable. Ha sido Ud. Vengo a pedir ayuda para menesteres muy poco espirituales. Quien duerme, duerme; para el dormido no hay pecado, como no hay bien ni hay virtud. No dije nada. Olvide este incidente que no tiene mayor importancia. Lo que me dice es muy confuso y lamento que mis preocupaciones no me permitan reflexionar sobre el sentido de sus palabras.

De todos modos, cuando lo ejercita, este poder aumenta. No estaba yo interesado en acertijos de esta especie. Sin embargo, me atrajo la manera de hablar de este hombre. Para no pecar de grosero, le dije: -Seguramente lo que Ud. Me siento aliviado de no haberle ofendido en sus sentimientos religiosos. Ahora le ruego me disculpe, pues debo ir a mi trabajo.

Durante un trecho ambos guardamos silencio. Pero no piense Ud. Pero son muy contados los hombres que realmente saben lo que quieren en la vida; algunos creen saberlo, pero se equivocan.

Confunden los fines con los medios que usan, y a veces sucede que los medios son su verdadera finalidad. No creo que Ud. Es algo que debe crecer en el hombre. El hombre moderno ha olvidado muchas cosas sencillas y este olvido es la verdad subyacente en el concepto del pecado original.

Es muy sencillo, si los observa bien. Si Ud. Se lo agradezco. Si estoy vivo. De todos modos, me dije, al menos es honrado y no es un baboso.

Se preocupaba de que me alimentase bien, de que disfrutase de un descanso suficiente. Obtuve de mis jefes el permiso necesario para ausentarme de la oficina, e incluso ellos me proporcionaron un anticipo a cuenta de futuros sueldos, para que pudiese completar las sumas que me faltaban. Esa memorable tarde mi amigo me esperaba en la puerta de la iglesia. Vamos en un taxi. Me hubiese gustado dar las gracias por todo esto.

Aquellas cinco semanas pasaron tan veloces que casi no puedo recordar los detalles. Haga este ensayo. Nunca me dio una oportunidad para agradecerle este gesto.

Por ejemplo, ahora va Ud. Esto no es especialmente perjudicial. Por ahora basta con que lo sepa. Ahora se apoya Ud. No me ha comprendido Ud. En cada ser humano hay un Juez siempre dispuesto a orientarnos. Este Juez somos nosotros mismos en una forma distinta, digamos invisible. Y como quiera que se trata de un aspecto, digamos, superior de nosotros mismos, a este Juez podemos llamarle YO.

Eventualmente podemos llegar a advertirlo como algo sumamente extraordinario, sumamente inteligente y comprensivo. Pero basta por ahora. Piense en ello, se lo ruego. Pocos son los que se convencen de esto. Pero no debemos desesperar. Hay quienes tienen las llaves de la verdadera ciencia y sus conocimientos son exactos y precisos, y no puede uno equivocarse con respecto a ellos. Es el esfuerzo sincero lo que vale. Hay mucho de esto, especialmente en literatura. Sin embargo, para poder entender la verdad de este concepto es preciso descartar el concepto ordinario.

Porque significa detener el desarrollo de la inteligencia. Pero es que Ud. No hablo con lo que Ud. Es natural. El alma siempre sabe lo que quiere, y en cuanto empieza el despertar, comienza a pedir lo suyo. Es muy doloroso y desagradable al comienzo. Es el primer umbral.

MANO AND KIME 4TH EDITION PDF

EL VUELO DE LA SERPIENTE EMPLUMADA

Esoterismo y ocultismo Resumen La Serpiente Emplumada tiene que volar; cuando sepas lo que es el vuelo de la Serpiente Emplumada, sabras que tienes que hacer, hasta entonces Conocete a ti mismo! El misterioso impulso que fija tu atencion en estos manuscritos no es sino el eco del grito que ha despertado la esencia inmortal de tu propia sangre. Y al evocar las fuerzas gloriosas de la vida, tambien has evocado a las sinistras fuerzas de la muerte. Las unas y las otras son tu mismo, de modo que no temas. Afrontalas, conocelas, dominalas.

AMAL JAMAI PDF

Y en este nuevo Katun, desde Oriente ha llegado a los de linaje Maya la Palabra del Norte que no es palabra Poniente y que no tiene Sur. Y hay siete tiempos, siete medidas, y en cada una hay nuevamente siete. Cada Chico Descendiente parecido es al Gran Descendiente. Como era en Yucalpeten mucho tiempo antes de la llegada de los Dzules. Muchos eran quienes anhelaban, contados eran quienes indagaban. Como ahora en Mayapan.

PLEASE INTHA PUTHAGATHAI VAANGATHEENGA IN PDF

.

Related Articles