EL CIELO Y EL INFIERNO ALLAN KARDEC PDF

Faedal Comics And General Novels. Amazon Business Servicio para clientes de empresa. Our website is secured by bit SSL encryption issued by Verisign Incmaking your shopping at Sapnaonline as secure as possible. Productos Reacondicionados Precios bajos en productos revisados por Amazon. Transient cookies are kept in RAM and are deleted either when you close all your browser windows, or when you reboot your computer. Vida Entre Las Vidas, La.

Author:Gunos Gardalkree
Country:Maldives
Language:English (Spanish)
Genre:Science
Published (Last):7 July 2017
Pages:242
PDF File Size:15.62 Mb
ePub File Size:15.24 Mb
ISBN:614-8-17026-629-1
Downloads:10623
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Ferr



Captulo X Intervencin de los demonios en las manifestaciones modernas Captulo XI Acerca de la prohibicin de evocar a los muertos o cu e o inferno - espanhol - miolo-CEA.

Vivimos, pensamos, actuamos: esto es positivo. Morimos: esto no es menos cierto. Pero cuando dejamos la Tierra, adnde va- mos? En qu nos convertimos? Estaremos mejor o peor? Existire- mos o no? Ser o no ser, tal es la alternativa. Ser para siempre o no ser nunca ms; el todo o la nada. Viviremos eternamente o se acabar todo para siempre. Vale la pena que reflexionemos acerca de esto. Todos los hombres experimentan la necesidad de vivir, de gozar, de amar, de ser felices.

Decidle, al que sabe que va a morir, que seguir viviendo, que su hora ha sido pospuesta; decidle sobre todo que ser ms feliz de lo que nunca ha sido, y su corazn palpi- tar de alegra.

Pero de qu serviran esas aspiraciones de felicidad si un leve soplo pudiera hacer que se desvanezcan? Habr algo ms desesperante que esa idea de la aniquilacin absoluta? Los afectos preciados, la inteligencia, el progreso, el saber laboriosamente conquistado, todo quedara destrozado, todo estara perdido! Qu necesidad habra de esforzarnos para ser mejores, para reprimir nuestras pasiones, para ilustrar nuestro espritu, si de todo eso no se recogiera fruto alguno y, sobre todo, si pensramos que maana, tal vez, ya no nos servir en absoluto?

Si fuese as, el destino del hom- bre sera cien veces peor que el de los irracionales, porque estos viven exclusivamente en el presente, con vistas a la satisfaccin de sus apeti- tos materiales, sin aspiraciones para el porvenir.

Una secreta intuicin nos dice que eso no es posible. Debido a la creencia en la nada, el hombre concentra forzosamente todos sus pensamientos en la vida presente. En efecto, sera ilgico que se preocupara por un porvenir del cual no espera nada. Esa preocupacin exclusiva por el presente lo conduce naturalmente a pensar en s mismo por encima de todo. Es, pues, el ms poderoso incentivo del egosmo, y el incrdulo es consecuente consigo mismo cuando llega a la siguiente conclu- sin: gocemos mientras estamos aqu, gocemos lo ms posible, pues con la muerte todo se acaba; gocemos deprisa, porque no sabemos por cunto tiempo estaremos vivos.

Sucede lo mismo con esta otra conclusin, mucho ms grave an para la sociedad: gocemos a pesar de todo; cada cual para s mismo; la felicidad, en este mundo, le pertenece al ms astuto. Si el respeto humano sirve de contencin a algunas personas, qu freno habr para los que no le temen a nada? Estos ltimos creen que las leyes humanas slo alcanzan a los tontos, razn por la cual utilizan todo su talento a fin de encontrar el mejor medio para eludirlas.

Si existe una doctrina nociva y antisocial, esa es sin duda el nadasmo2, porque destruye los autnticos lazos de solidaridad y fraternidad, sobre los que estn fundadas las relaciones sociales. Supongamos que, por alguna circunstancia, un pueblo entero adquiere la certeza de que en ocho das, en un mes o tal vez en un ao ser destruido; que no sobrevivir ni un solo indi- viduo, y que no quedar rastro alguno de su existencia despus de la muerte.

Qu har ese pueblo durante ese lapso? Trabajar para mejorarse, para instruirse? Se preocupar por vivir? Respetar los derechos, los bienes, la vida de sus semejantes?

Se someter a las leyes o a alguna autoridad, aunque sea la ms legtima: la autori- dad paterna? Existir para l algn deber? Por cierto que no. Pues bien! Lo que no se da en conjunto, la doctrina de la nada lo realiza a diario individualmente. Si las consecuencias no son tan desas- 2 En el original: nantisme.

En segundo lugar, por- que los incrdulos absolutos son una nfima minora; se someten, a pesar suyo, al ascendiente de la opinin contraria, y los mantiene una fuerza material. Pero si la incredulidad absoluta llegara algn da a ser mayoritaria, la sociedad caera en la disolucin. A eso conduce la propagacin de la doctrina de la nada. Ahora bien, no hay cmo negar que el escepticismo, la duda y la indiferencia ganan terreno da a da, a pesar de los esfuerzos de la religin.

Esto es as. Si la religin no tiene poder contra la incredulidad, es porque le falta algo para combatirla, y en caso de que se condene a la inaccin, en poco tiempo ser inevitablemente superada.

Lo que le falta en este siglo de posi- 3 Esprit fort: Incrdulo. Persona que se jacta de no adherir a las ideas aceptadas por la mayo- ra, especialmente en materia de religin. La ciencia haba dictaminado que podra morir dentro de ocho das o dos aos, pero no ms all. En conocimiento del hecho, el joven abandon de inmediato los estudios y se entreg a excesos de toda ndole.

Cuando le advertan que, dada su situacin, una vida des- ordenada era peligrosa para su salud, responda: Qu me importa, si slo tengo dos aos de vida! De qu me servira preocuparme? Gozo lo poco que me queda y quiero divertirme hasta el final. Esa es la consecuencia lgica de la creencia en la nada. Si ese joven fuese esprita, habra dicho: La muerte slo destruir mi cuerpo, al que aban- donar como si fuera un traje gastado, pero mi Espritu vivir siempre.

En la vida futura ser lo que yo mismo haya hecho de m en esta vida. Nada de lo que en ella pueda ob- tener en cualidades morales e intelectuales estar perdido; al contrario, ser otro tanto que gano para mi progreso. Cada imperfeccin de la que me libero es un paso ms hacia la felicidad.

Mi ventura o mi desdicha futuras dependen de la utilidad o la inutilidad de la existencia actual. Por lo tanto, me interesa aprovechar el poco tiempo que me resta y evitar todo lo que pueda disminuir mis fuerzas. Cul de estas doctrinas es preferible? Si la religin dice blanco y los hechos dicen negro, es necesario optar entre la evidencia y la fe ciega. En estas circunstancias el espiritismo viene a poner un dique a la invasin de la incredulidad, no slo mediante el ra- zonamiento y la perspectiva de los peligros que esa incredulidad acarrea, sino por los hechos materiales, que permiten ver y tocar el alma y la vida futura.

No cabe duda de que cada uno es libre de elegir su creencia. Podemos creer en algo o no creer en nada, pero quienes procuran hacer que prevalezca en el nimo de las masas, en particular de los jvenes, la negacin del porvenir, apoyndose en la autoridad de su saber y en el ascendiente de su posicin, siembran en la sociedad los grmenes de la perturbacin y la disolucin, e incurren en una grave responsabilidad. Existe otra doctrina que niega ser materialista, porque ad- mite la existencia de un principio inteligente fuera de la materia: es la doctrina de la absorcin en el Todo Universal.

Segn esa doctrina, cada individuo asimila al nacer una porcin de ese principio, que constituye su alma y le confiere vida, inteligencia y sentimiento. Por obra de la muerte, esa alma regresa al foco comn y se pierde en lo infinito como una gota de agua en el ocano. Sin duda, esta doctrina representa un paso adelante sobre el materialismo puro, puesto que admite algo, en tanto que este no admite nada.

Sin embargo, las consecuencias son exactamente las mismas. Que el hombre est sumergido en la nada o en un reser- vorio comn es lo mismo para l. Si bien en el primer caso es ani- quilado, en el segundo pierde su individualidad. Por consiguiente, es como si no existiera, dado que las relaciones sociales no por eso dejan de quebrarse definitivamente. Lo esencial para el hombre 22 o cu e o inferno - espanhol - miolo-CEA. Sin l, qu le importa ser o dejar de ser!

El porvenir siempre carecer de valor, y la vida presente ser lo nico que le interese y preocupe. Desde el punto de vista de las consecuencias morales, esta doctrina es tan nociva, desesperante y promotora del egosmo como el materialismo propiamente dicho. Adems, se le puede hacer la siguiente objecin: las gotas de agua tomadas del ocano son semejantes y poseen idnticas pro- piedades, como partes de un mismo todo.

Por qu, entonces, las almas tomadas del gran ocano de la inteligencia universal se pare- cen tan poco? Por qu existe la genialidad al lado de la estupidez, y las virtudes ms sublimes conviven con los vicios ms desprecia- bles? Por qu encontramos la bondad, la dulzura, la mansedum- bre, al lado de la maldad, la crueldad, la barbarie? Cmo pueden ser tan diferentes entre s las partes de un todo homogneo? Habr quien diga que eso se debe a que la educacin las modifica. Pero en ese caso, de dnde provienen las cualidades innatas, las inteligen- cias precoces, los instintos buenos y los malos, que no dependen de la educacin, y que tantas veces son incompatibles con el medio en el que se desarrollan?

No cabe duda de que la educacin modifica las cualidades morales e intelectuales del alma. Con todo, aqu se presenta otra dificultad: quines confieren al alma la educacin a fin de que progrese? Lo hacen otras almas. Pero estas, por su origen comn, no pueden ser ms adelantadas que aquella. Por otra parte, cuan- do el alma vuelve a ingresar en el Todo Universal de donde haba salido, con el progreso realizado durante la vida, aporta al Todo un elemento ms perfecto.

De ah se sigue que ese Todo, con el paso del tiempo, se encontrar profundamente modificado para mejor. As pues, cmo se explica que sin cesar salgan de l almas ignorantes y perversas? En esta doctrina, la fuente universal de inteligencia que proporciona las almas humanas es independiente de la Divinidad.

El pantesmo propiamente dicho difiere por el hecho de que considera que el principio universal de la vida y la inteligencia constituye la Divinidad. Dios es al mismo tiempo espritu y materia. Todos los seres, todos los cuerpos de la naturaleza componen la Divinidad, de la cual son las mol- culas y los elementos constitutivos. Dios es el conjunto de todas las inteligencias reunidas; y cada individuo, por ser una parte del todo, tambin es Dios.

Ningn ser superior e independiente rige el conjunto, de modo que el universo es una inmensa repblica sin jefe o, ms precisamente, una repblica donde cada cual es un jefe con poder absoluto. A este sistema pueden oponerse numerosas objeciones, de las cuales mencionaremos las principales: dado que no se puede concebir a la Divinidad sin infinitas perfecciones, cabe preguntar- nos cmo es posible que un todo perfecto pueda estar formado por partes tan imperfectas y con la necesidad de progresar.

Si cada parte est sometida a la ley del progreso, entonces el propio Dios debe progresar; y si Dios progresa en forma continua, entonces de- bi haber sido, en el origen de los tiempos, muy imperfecto. Ahora bien, de qu modo un ser imperfecto, compuesto por voluntades e ideas tan divergentes, ha sido capaz de concebir las leyes tan ar- moniosas y admirables de unidad, sabidura y previsin que rigen el universo?

Si las almas son porciones de la Divinidad, todas ellas han participado en el dictado de las leyes de la naturaleza.

LEY DE TALION PDF

La Génesis de Allan Kardec

.

AN EXAMINATION OF THE WORK OF HERBERT QUAIN PDF

El Cielo y el Infierno

.

BULGAKOVAS MEISTRAS IR MARGARITA PDF

Allan Kardec – Biografía

.

PIC12C508 PDF

Cielo y el infierno, el

.

Related Articles