DELINCUENCIA JUVENIL EN EL PERU PDF

Este proceso se manifiesta ms agudamente en la adolescencia, cuando el joven est ms capacitado para realizar acciones por cuenta propia. Entre adolescentes no podemos considerar la existencia de un solo tipo de delincuente, ya que se observan entre ellos diferentes modos de comportamiento y actos de distinta gravedad. En algunos jvenes, la delincuencia es algo transitoria, utilizado para llamar la atencin a falta de autodomnio, mientras que para otros se convierte en norma de vida. Cuanto ms joven sea el delincuente, ms probabilidades, habr de que reincida, y los reincidentes, a su vez son quienes tienen ms probabilidades de convertirse en delincuentes adultos. Es importante el aumento experimentado por la delincuencia juvenil en los ltimos aos. Unas de las razones por las que la delincuencia alcanza su mxima frecuencia entre la adolescencia media y la final es que, en esta poca, muchos jvenes son capaces de aprender a adaptarse por s mismos, sin el auxilio de padres o tutores.

Author:Kazrall Yozshular
Country:Cyprus
Language:English (Spanish)
Genre:Medical
Published (Last):1 January 2004
Pages:16
PDF File Size:9.73 Mb
ePub File Size:16.16 Mb
ISBN:293-1-50295-627-5
Downloads:16010
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Nezilkree



Este proceso se manifiesta ms agudamente en la adolescencia, cuando el joven est ms capacitado para realizar acciones por cuenta propia.

Entre adolescentes no podemos considerar la existencia de un solo tipo de delincuente, ya que se observan entre ellos diferentes modos de comportamiento y actos de distinta gravedad. En algunos jvenes, la delincuencia es algo transitoria, utilizado para llamar la atencin a falta de autodomnio, mientras que para otros se convierte en norma de vida.

Cuanto ms joven sea el delincuente, ms probabilidades, habr de que reincida, y los reincidentes, a su vez son quienes tienen ms probabilidades de convertirse en delincuentes adultos. Es importante el aumento experimentado por la delincuencia juvenil en los ltimos aos. Unas de las razones por las que la delincuencia alcanza su mxima frecuencia entre la adolescencia media y la final es que, en esta poca, muchos jvenes son capaces de aprender a adaptarse por s mismos, sin el auxilio de padres o tutores.

Aunque la delincuencia contina ligada a la miseria, su practica se ha extendido ltimamente a los grupos socioeconmicos medios y altos. Entre las nuevas delincuencia juvenil, estudiadas actualmente en diversas zonas del Pas, cabe distinguir los casos que son producto de la aparicin de nuevas oportunidades de delincuencia, no difieren en lo esencial de las formas tradicionales.

La identificacin de las tendencias de la delincuencia juvenil depende en primer trmino del examen de las estadsticas. Los cambios en concepto de delincuencia contribuyen, tal vez, en el factor que ms influyen en las estadsticas de prevalencia.

Se considera que la delincuencia comienza a los 8, 13, 14 15 aos de edad, respectivamente. Cuando se fija una edad ms tarda con frecuencia no se dispone de datos a cerca del nmero de nios que comparecen ante los Tribunales Tutelares de Menores u otro tipo de Organismo encargado de los nios difciles.

La delincuencia alcanza, de ordinario, su punto mximo entre los 13 y 15 aos de edad; pues, es un periodo en el cual el menor tiende particularmente a relacionarse con los otros chicos de su edad. La banda de adolescentes sirve a la vez como lazo social para jvenes desarrollados y como agente canalizador de su agresividad hacia los adultos.

A semejanza del mundo animal, en la banda juvenil se da la seguridad de un territorio. La obsesin de la seguridad se garantiza por la integridad en el territorio y la lealtad respecto al grupo, que a menudo se convierte en temeridad. En las muchachas son ms frecuentes los hurtos menores y la prostitucin, mientras que abunda entre los muchachos la agresin fsica, los robos, la alteracin del orden, etc. Los menores de 13 a 14 aos dirigen la mayora de sus actos delictivos contra la propiedad; en la adolescencia final por el contrario, los mismos afectan con ms frecuencia a las personas.

En el medio rural los actos son, en su mayora, individuales, en cambio en el medio urbano suelen realizarse en grupo, respaldos por el apoyo mutuo que encuentran los jvenes en la banda.

La influencia del medio en el desarrollo de la delincuencia juvenil es tambin muy importante, los nios colocados en un medio muy pobre o que viven en condiciones difciles estn fuertemente tentados de descifrar su existencia por el robo o por la bsqueda de consolaciones dudosas. Estas son una de las razones del enorme nmero de condenas por delincuencia juvenil durante la guerra, las privaciones, los cambios del medio social, la inquietud y el medio han ejercido una influencia disolvente y han dado un golpe a la vida moral, de la cual todava no se ha repuesto en los ambientes donde hay malas viviendas, donde reina la promiscuidad y la miseria, es donde se encuentran la mayor proporcin de delincuentes juveniles.

Hoy en da los medios ms afortunados son una proporcin de delincuentes. Esto es debido a ciertos dramas familiares y a que los nios disponen de mucho ms dinero y comodidades de todas clases y a que la sociedad hace nacer nuevas necesidades que pueden ser satisfechas de momento ms que por actos reprensibles.

Estos actos nos lleva naturalmente a denunciar los errores de educacin como causa esencial de la delincuencia juvenil. En primer lugar, la severidad excesiva demuestra que cuando los padres son muy exigentes o estropean al nio a fuerza de quererlo hacer perfecto, o hacen nacer la rebelda en vez de favorecer la honradez y la delincuencia.

Y as vemos a estas vctimas de la disciplina fra o brutal como aprovechen la primera ocasin favorable para liberarse de toda tutela y hacer lo que les da la gana. Hay padres demasiados dbiles. La disciplina personal, especialmente el poder de retenerse, de actuar o de privarse de una cosa deseada, debe ser inculcado al nio en el curso de los dos primeros aos de su existencia. Del 70 al 80 por ciento de los delincuentes proceden de familias disociadas, por divorcio, muerte o abandono o de familias cuyos padres no se entienden.

El nio que ve a su padre y a su madre disputar entre s, juzga la sociedad en su conjunto sobre el mismo modelo, y llega a creer que l tambin debe defender violentamente su punto de vista si no quiere ser aplastado. La delincuencia juvenil, toma un aspecto mucho ms grave cuando los jvenes forman bandas y pandillas. Se estimulan por la audiencia tanto ms buscada cuanto ms esconde un verdadero miedo y tanto ms mantenida cuanto ms prestigioso se hace uno de la pandilla, atrevindose a lo que los dems no se atreven.

Todos saben hasta que punto las malas lecturas y el mal cine pueden desviar a los jvenes del camino. El cine ejerce una verdadera fascinacin, sobre todo para los que asisten a l varias veces a la semana, esto basta para falsear su sentido de la realidad. Los filmes peligrosos son los que representan las manifestaciones de malos rasgos del carcter, especialmente ciando la accin se desenvuelve en medio del lujo y la vida fcil. Los adolescentes que se han hecho culpables de delitos graves asisten a ms de seis sesiones por mes, lo cual no quiere decir que el cine sea el nico responsable de la delincuencia juvenil.

En la mayora de los filmes las proporciones esenciales de los personajes se relacionan con el erotismo y el crimen. Se dira que la mayor parte de las pelculas estn destinadas a ensear al espectador la tcnica de la seduccin o de los asesinatos. En diez grandes anuncios de un espectculo hemos contado siete horribles del revolver y ocho mujeres medio desnudas.

Debido a la gran fuerza de sugestin de las imgenes en movimiento, las personas que vern esas pelculas difcilmente escaparan a pesar de que las acciones representadas por exageradas que sean son un ndice de lo que sucede en la vida corriente y que, al fin y al cabo, se puede uno inspirar un poco en esa realidad. FUENTES DE LA DELINCUENCIA Uno de los factores que se une en multitud de ocasiones a este proceso es la presin social emanada de un medio o unas condiciones de vida atosigante, el ambiente enrarecido del suburbio sin otras alternativas culturales o la progresiva frustracin a lo largo del desarrollo, que va generando unos niveles de respuesta violenta imposibles de contener al llegar a la adolescencia.

Los modelos sociales, a veces presentados en la misma familia, constituyen as mismo otra importante fuente de la delincuencia juvenil. No hay que olvidar lo susceptible que es el muchacho a la imitacin y a la influencia que est puede ejercer como mtodo de afirmacin personal, capaz de superar al propio modelo.

Por otro lado las causas Orgnicas se hallan inscritas en la anatoma del delincuente desde su nacimiento. La herencia no siempre es decisiva, pero ejerce constantemente una influencia ms o menos favorable, confirmada por los muchos ejemplos ofrecidos por la misma familia. Tambin se le atribuye culpabilidad a las alteraciones fsica perturbaciones afectivas o de personalidad. Estudios genticos realizados con delincuentes, a fin de explicar las causas de sus trastornos de conducta, han proporcionado datos sobre ciertas alteraciones cromosomaticas detectadas en algunas personas.

Es el caso de los sndromes de ttuner nias o mujeres con carencia de un cromosoma x normal, por lo que representan una falta de desarrollo genital y de klinefeter varones con dos cromosomas x frente a un y , as como de otras alteraciones cromosomaticas sexuales que se pretende aparecen en la base de importantes problemas de inadaptacin social.

Hace unos aos se describi el sndrome xyy, que afectaba varones con fuertes tendencias criminales y dotadas de gran agresividad, lo que hacia de ellos individuos potenciales peligrosos.

Otras investigaciones insisten en la influencia de factores hereditarios sobre la disposicin previa a la delincuencia; justifican su posicin en estudios realizados sobre parejas de hermanos gemelos, los cuales demostraban en la conducta delictiva entre gemelos monocigotos con idntico cdigo gentico se asemejaba mucho ms en trminos cuantitativos que la de los dicigotos gemelos con distinto cdigo gentico. Igualmente se citan como factores de inadaptacin social diversas malformaciones somticas, tales como anomalas metablicas, subnormalidad psquicas y diversas patolgicas congnitas.

Si bien es cierto que stos trastornos pudieran estar en el origen de dicha inadaptacin, no esta demostrado de modo fehaciente que sean factores generadores de delincuencia. En stas teoras se han credo ver un intento de aludir la responsabilidad social en la gnesis de la delincuencia, as como una forma de relegar el problema a un callejn sin salida.

La influencia de las teoras afecta, en definitiva, a un reducido o irrelevante nmero, de individuos, y en ningn caso sirve para explicar las complejas causas que conducen a ciertos jvenes a la delincuencia.

Aunque sea cierto que el nio nace con unas caractersticas genticas muy concretas que determinan su grado de agresividad, introversin, actividad, etc. En este grupo podemos incluir tambin los casos en los que l yo, es puesto fuera de accin por perturbaciones tericas u orgnicas o trastornos funcionales de los centros nerviosos.

Perturbaciones Orgnicas: a. Delincuencia mental y retardo, si la falta de capacidad intelectual es favor motivante del comportamiento delictuoso. Encefalitis, si se adquiere antes de la pubertad. Trastorno Funcional de los Centros Nerviosos: a. Epilepsia b. Comportamiento disritmo de hill. Teoras Psicolgicas Estas teoras se centran de forma predominante en los aspectos personales del delincuente, considerando como causas de su desviacin, tales factores como el desequilibrio afectivo del joven, la animadversin, el sentimiento de culpa o de aislamiento, as como las deficiencias de inteligencia y otros rasgos individuales.

Desde la perspectiva de las teoras del aprendizaje y del conductivismo, la delincuencia se considera, en cuanto a forma de conducta social desviado, como un resultado anmalo del proceso de acondicionamiento a que la sociedad somete a sus miembros, y por medio del cual se desarrolla en los individuos una estructura de personalidad determinada.

As, durante la infancia los padres van asociando aprobaciones y premios para reforzar y desarrollar las reacciones que esperan promover en el nio, y castigos o recriminaciones para inhibir las conductas reprobables.

Mediante este proceso de acondicionamiento del nio a las costumbres sociales, el individuo es capaz de renunciar a ciertos deseos e impulsos, ya que la ejecucin o satisfaccin de los mismos va aliado a sentimientos angustiosos que se desprenden del acondicionamiento aversivo impuesto en la niez.

Estas sensaciones de aguda malestar actan como una poderosa resistencia psicolgica que se opone a la realizacin de aquellos impulsos prohibidos, y constituyen la base de la conciencia moral. Segn ello, la persona, que, a causa de su incapacidad de acondicionamiento, no puede dar respuestas morales y sociales previamente establecidas , tendr ms probabilidades de convertirse en un delincuente.

Comprobando esta teora: Un adolescente en quin todos sus instintos agresivos o no permitidos han sido reprimidos y, por tanto, no se convertir en un delincuente, sino en un individuo con otro tipo de sntomas neurolgicos debido a su represin inconsistente. O bien, nos encontraremos con un sujeto que no hace nada si no a cambio de , lo cual se asemeja a una variable familiar de la delincuencia, el chantaje a los padres, que el adolescente intenta en muchos momentos con el propsito de conseguir lo que le interesa a cambio de dar su adaptacin a ciertas normas sociales a educativos.

Estos ltimos se caracterizan por diversos trastornos de conducta reacciones violentas, actos impulsivos y delictivos, alcoholismo y por determinadas alteraciones de la afectividad y de la capacidad para relacionarse son los dems.

Al considerar la delincuencia como un tipo de psicopata, se ha tratado de desviar el problema social y sus diversas causas hacia un terreno puramente individual. El delincuente presenta en general, unos sntomas o deformaciones especiales, ni tampoco que sea un enfermo mental.

Por ms que existan elementos de predisposicin, nadie se atreve a negar en la actualidad que el ambiente es un factor que cataliza y determina, con sus motivaciones, necesidades y presiones, la realizacin del delito.

La injusta distribucin de los bienes, la manipulacin de la educacin y la cultura. La existencia de estructuras sociales basadas en el lucro, la organizacin autoritaria de la sociedad y de la vida, son aspectos que influyen en ste sentido.

Causas que pueden facilitar la aparicin de conductas inadaptadas podemos citar, la existencia de un medio urbano deshumanizado en gran parte, donde se mezclan inextricablemente la falta de espacios adecuados para la expansin y el ocio, por un lado, y agitacin y el ritmo de vida trepidantes de la sociedad actual por otro.

El aumento demogrfico y la inmigracin masiva hacia las grandes ciudades contribuyendo a empeorar las condiciones de existencia y de trabajo de las familias proletarias.

El hacinamiento en que se ve obligado a vivir la gran masa de inmigrantes en los grandes centros industriales le acarrea una mayor incomunicacin y una progresiva prdida de identidad. Todas estas caractersticas negativas tienen un efecto desintegrado sobre la familia. De la misma manera las encuestas sealan los mayores ndices de delincuencia juvenil en las grandes ciudades, tambin se constata fcilmente que la mayora de los delincuentes pertenecen a grupos sociales en los que existen mayores dificultades econmicas.

No es de extraar, que los principales focos de delincuencia estn en los barrios, en zonas desamparadas y sin servicios, que estn constituidos, en su mayor parte, por jvenes desarraigados del sistema. La autoridad del padre y del simple papel de apoyo de la madre no se considera hoy validos. Los cambios en la filosofa de valores y de vida hacen surgir un cumulo de problemas y de nuevos conflictos en el panorama familiar. En otro orden de ideas, la vida matrimonial y familiar se encuentra frecuentemente desgarrada por problemas intensos de diversa ndole que hacen vivir a los hijos en un estado de abandono o temor permanente, as como descuidados en el aspecto educativo.

Es en estos casos, en los cuales las tareas y problemas de los padres repercuten necesariamente sobre los hijos. Gran nmero de los delincuentes juveniles habituales se ven expuestos a relaciones familiares altamente conflictiva, originadas por la conducta patolgica de unos padres con frecuentes trastornos de personalidad y sobre todo por unas malas relaciones madre - hijo, durante el primer ao de vida del nio, relaciones que al tratarse de la primera experiencia social de ste, resultan de casa a su futura adaptacin social.

Esta falta de cario y compresin puede traducirse en una fuerte hostilidad hacia los padres y posteriormente hacia la sociedad. La ausencia de reglas y control puede producir indecisin e inseguridad, y la ansiedad de ste proceso puede producir tambin en el nio agresividad e inadaptacin; de ah la bsqueda ulterior de compensacin y el refugio en la banda delincuente.

El fenmeno de la aparicin de bandas de delincuentes es tpico en los grandes ncleos urbanos, y ms propio de las barriadas perifricas y suburbios marginales, donde se alcanza un alto grado de desorganizacin social frente al mundo de valores considerados normales. Las bandas delincuentes son un fenmeno cultural tpico de las clases bajas, las bandas constituirn para el adolescente el instrumento sustitutivo, a travs del cual puede realizar lo que ha sido negado a su clase social y rechazar, al mismo tiempo, los valores de las medias a los que el delincuente responsabilizar de su marginacin.

Segn otra teora, las bandas delincuentes puede derivar de los conflictos personales sufridos por el adolescente al pasar de la infancia a la edad adulta.

La banda adquiere un sustitutivo papel de la familia, que ha fallado en los procesos de integracin inicial, el joven puede encontrar en la banda unos intereses comunes y unas relaciones internas muy fuerte, necesarias para mantener la cohesin del grupo.

Por eso se han instituido los Tribunales para menores de trece 13 a dieciocho 18 aos de edad, aproximadamente. Cuando estos Tribunales juzgan a un adolescente, ms que establecer su culpabilidad y castigarle, tratan de evitarle futuras cadas, de adecuarse y de reeducarle. Esta debera ser la labor de la familia, pero como no siempre posee la autoridad y la competencia necesarias, es bueno que personas especialmente preparadas para tal fin, reemplacen a los padres. Otra diferencia entre los tribunales para nios y los que juzgan a los adultos consiste, en que, en contraste con la costumbre, los jueces de nios asumen a la vez las funciones de instruccin y de juicio.

Es necesario que el nio sea juzgado por quien ha llevado la encuesta, y que es quien conoce mejor las circunstancias en las que el delito ha sido cometido. El juez de nios puede cumplir la doble tarea que le incumbe.

ASTM A135 PDF

Universidad de Lima

Convirtieron el derecho penal de menores en un derecho penal de autor, sustituyendo el principio fundamental de culpabilidad, por el de peligrosidad. Esto se ha descartado: los individuos con trastorno antisocial de la personalidad, por su incapacidad de lograr metas y conservar empleos, tienden a asentarse naturalmente en los estratos de menores ingresos. Con esto queda claro que no se puede equiparar todo acto agresivo con la violencia. Concepto de delincuencia. En primer lugar tenemos que mencionar a La Familia.

ASTM B232 PDF

INEI: ¿Cuáles son las regiones con mayor cantidad de víctimas de la delincuencia?

.

Related Articles